CARAVACA DE LA CRUZ

www.caravaca.org

1586:

“Poco tiempo puede detenerse en Granada. A mediados de diciembre ha atravesado de nuevo Andalucía y llega a Caravaca. Viene a la fundación de los Descalzos. Comprada una casita que habitan unos moriscos y acondicionada para convento, toma posesión el día 18 de diciembre de este año de 1586. Se cumple así una ilusión de las Descalzas, de la madre priora sobre todo, Ana de San Alberto, que se lo había pedido repetidas veces a fray Juan de la Cruz, como vicario provincial de Andalucía. En una ocasión, importunado por Ana de San Alberto para que hiciese allí fundación de Descalzos, le había prometido encomendarlo a Dios, al mismo tiempo que encargaba a las monjas que hiciesen otro tanto. El Reformador se puso a decir misa, que oyen todas las monjas. Estando fray Juan en el altar, la madre Ana advierte un resplandor misterioso que sale del sagrario y envuelve al celebrante. La luz aumenta en intensidad a medida que adelanta el santo sacrificio. En el momento de la comunión observa la priora que el rostro de fray Juan resplandece, mientras sus ojos destilan «unas lágrimas muy serenas». Acabada la misa, que ha durado más que de costumbre, Ana de San Alberto va al confesionario de la sacristía, encuentra al Padre ya sentado en el sillón, y le pregunta «¿Qué ha sido esto, que tan larga ha sido esta misa?» «¿Cuánto me habré detenido?», pregunta a su vez el reformador «Para gozar bienes del cielo, mucho tiempo es corto», replica Ana de San Alberto, y le ruega que le diga lo que ha pasado. “Hija –le confía el Padre con sencillez-, Nuestro Señor me ha dicho: «Dile a la priora que procure se haga aquí un convento de frailes, que me tengo de servir mucho de él; que yo la ayudaré. Por eso, hija mía, ponga de su parte lo que pudiere, que Nuestro Señor no le faltarồ. Y la aconseja que procure la licencia del Concejo y el beneplácito de la villa. En este 18 de diciembre de 1586 quedaba cumplido el deseo de las Descalzas y la revelación hecha a fray Juan en aquella misa de resplandores y de lágrimas muy serenas”[1].

(…)

Juan de la Cruz llega -1586- a disponer la fundación y dar los primeros pasos, “Compró para ella, dice Jerónimo, un sitio en que estaba edificado un cuarto de casa de tapias viejas y tabiques de veinte y seis pies de largo y diez y seis de ancho, el cual estaba en medio de una calle muy espaciosa, sin tener cosa arrimada. Poseíanla moriscos y pagaban seis ducados de renta, y por el tanto la tomó el siervo de Dios. En lo bajo de este edificio hizo la mitad de él. iglesia, de la otra mitad, sacristía, portería y escalera. En el primer alto puso cocina, refectorio y despensa, y en los camaranchones siete celdas con un callejón, y esto era todo el monasterio”[2]

[1] “Vida y Obras de San Juan de la Cruz”, Crisógono de Jesús O.C.D., Matías del Niño Jesús O.C.D. y Lucinio Ruano O.C.D., sexta edición BAC Madrid 1972. pág. 194.

pp.275 y 276

[2]: Jerónimo de San José, Historia del venerable padre fray Juan de la Cruz. Madrid 1641, p. 590 (citado por P. Dionisio Tomás Sanchís OCD)

Casa que habitaba San Juan de la Cruz durante sus estancias en Caravaca.

Grabado de Juan de Dios Morenilla ocd.

Salgas de Caravaca o llegues, hazlo besando la Santísima y Vera Cruz de Jesucristo en Caravaca, con la poesía de San Juan de la Cruz:

  1. Mi Amado, las montañas,

los valles solitarios nemorosos,

las ínsulas extrañas,

los ríos sonorosos,

el silbo de los aires amorosos,

  1. la noche sosegada

en par de los levantes de la aurora,

la música callada,

la soledad sonora,

la cena que recrea y enamora.

  1. En la interior bodega

de mi Amado bebí, y cuando salía

por toda aquesta vega,

ya cosa no sabía;

y el ganado perdí que antes seguía.

  1. Allí me dio su pecho,

allí me enseñó ciencia muy sabrosa,

y yo le di de hecho

a mí sin dejar cosa;

allí le prometí de ser su Esposa.

  1. Mi alma se ha empleado,

y todo mi caudal, en su servicio;

ya no guardo ganado,

ni ya tengo otro oficio,

que ya sólo en amar es mi ejercicio.

  1. “Gocémonos Amado,

y vámonos a ver en tu hermosura

al monte y al collado

do mana el agua pura;

entremos más adentro en la espesura”.

La grandeza de la Santísima Cruz alberga el más grande Amor.

El Callado Amor, que ahí nace, se derrama, nos conduce… San Juan de la Cruz nos lo acerca también…

40. Eso que pretendes y lo que más deseas no lo hallarás por esa vía tuya ni por la alta contemplación, sino en la mucha humildad y rendimiento de corazón.
14. Más estima Dios en ti el inclinarte a la sequedad y al padecer por su amor que todas las consolaciones y visiones espirituales y meditaciones que puedas tener.
71. Mira que no reina Dios sino en el alma pacífica y desinteresada.
100. Una palabra habló el Padre, que fue su Hijo, y esta habla siempre en eterno silencio, y en silencio ha de ser oída del alma

159. La mayor necesidad que tenemos para aprovechar es de callar a este gran Dios con el apetito y con la lengua, cuyo lenguaje que Él más oye, solo es el callado amor.

Por si deseas contactar, nuestras parroquias y sus teléfonos son…

Parroquia de El Salvador: 968708303

Parroquia de la Purísima Concepción: 968707530

Parroquia de San Francisco: 968702010

También te puede interesar:

Frailes Carmelitas Descalzos (Convento-Hospedería Nuestra Señora del Carmen): 968708527

Real e Ilustre Cofradía de la Stma. y Vera Cruz de Caravaca: 968708148