EL SABINAR – MORATALLA

www.ayuntamientomoratalla.com

Track gpx

(Descargar app Android)

Track kmz

(Descargar Google Earth)

El tramo Caravaca de la Cruz-Sabinar requiere fortaleza, paciencia, esfuerzo…

Más vale estar cargado junto al fuerte que aliviado junto al flaco: cuando estás cargado, estás junto a Dios, que es tu fortaleza, el cual está con los atribulados; cuando estás aliviado, estás junto a ti, que eres tu misma flaqueza; porque la virtud y fuerza del alma en los trabajos de paciencia crece y se confirma.

EL CAMINO DE SAN JUAN DE CRUZ ES CAMINAR CON «EL CALLADO AMOR»

Caminar con este hombre por donde hacemos, es acercarse a los rincones escondidos de los lugares conocidos, los distintos caminos realizados, los pueblos con su historia y cultura, sus gentes con sus saludos, acogida, conversación, la naturaleza entera con sus mil huellas del Amado, supieron de su susurro enamorado.

De viaje por los caminos, en la oscuridad y estrechez de muchos momentos, en el cansancio, San Juan de la Cruz buscó con un corazón limpio. Con la Biblia, su libro más querido, al hilo de la Liturgia, celebrando la Eucaristía, ante imágenes -sobre todo ante la Cruz-, fue aprendiendo el lenguaje del callado amor que es el que más agrada a Dios:

Aprovechó cada encuentro con sus hermanos de comunidad, ahora los que estamos haciendo este camino con él, para invitarnos al trato con Dios.

Mira la vida, mira tu vida. Descúbrela bella, grande. Contémplala habitada por Dios, embellecida por su presencia, tocada por su amor. Ayuda a otros a descubrir que, sin alejarse de su vida, pueden hallar que no están vacíos por dentro, que descubran su corazón y lo que hay en él. Hazlo con tu vida. Quien mejor habla siempre es la vida. El lenguaje de lo interior oye y el lenguaje que mejor oyen los que te rodean es el callado amor.

Y a cada persona que se topó con él le habló de las excelencias de ser amado. De pie, postrado, de rodillas, buscó al que amaba su alma, aceptó el dolor de la purificación y adoró al Dios humanado de la Eucaristía. En el lecho de su muerte quiso que pusieran en sus oídos las canciones de amor del esposo a la esposa del Cantar de los Cantares.

Podremos estar lejos de Dios, confesaremos nuestra incapacidad para orar, andaremos enredados en mil apegos, ocupaciones, vicios y sin poder ir adelante; no importa; para cada uno tiene una palabra de aliento, un consejo, una certeza. Escuchemos una de sus páginas para que se vaya desengañando y despertando nuestro corazón, gracias a San Juan de la Cruz.

“¡Oh almas criadas para estas grandezas y para ellas llamadas!, ¿qué hacéis?, ¿en qué os entretenéis? Vuestras pretensiones son bajezas y vuestras posesiones miserias. ¡Oh miserable ceguera de los ojos de vuestra alma, pues para tanta luz estáis ciegos, y para tan grandes voces sordos, no viendo que, en tanto que buscáis grandezas y gloria, os quedáis miserables y bajos, de tantos bienes, hechos ignorantes e indignos!” (C39,7)

Fiándonos de Juan de la Cruz, nos dejamos llevar de su mano, y seguimos sus pasos, descubriendo que amar es posible, aunque con estilo propio, con «CALLADO AMOR»

Serán las palabras de San Juan de la Cruz que nos dice

“Detente, cierzo muerto; ven, austro, que recuerdas los amores, aspira por mi huerto, y corran sus olores,

y pacerá el Amado entre las flores”

“Por este aire entiende el alma al Espíritu Santo, que la inflama toda, la regala, aviva y levanta al amor de Dios” (C17,4), nos explica y continúa:

“Mucho es de desear este divino aire del Espíritu Santo y que pida cada alma aspire por su huer­to para que corran divinos olores de Dios” (C17,9)

* Limpia tu corazón, purifica tu conciencia, pon tu mente de veras en Dios y glorifícalo (3S 40,2).

* Ponte en soledad para no perderte en el bullicio de otras voces o compañías que no sean la de Dios (3S 36,3).

* Recógete en tu interior, para orar en el templo vivo de tu corazón, donde está Dios. Ahí deséalo, adóralo (C1,8).

* Libera tu espíritu y ponte en paz para que Dios te hable en la soledad (Ll 3,34).

El Sabinar, tierra de fronteras. Límites al vacío. El espacio inmenso, la altura, se sitúan en nuestros pies.

El ser humano, quizá en lo más bajo, pero siempre en lo más alto. Fray Juan de la Cruz te aconseja para que puedas ser siempre quien eres…

103. Para enamorarse Dios del alma, no pone los ojos en su grandeza, mas en la grandeza de su humildad.
59. A la tarde te examinarán en el amor; aprende a amar como Dios quiere ser amado y deja tu condición.
184. Nunca tomes por ejemplo al hombre en lo que hubieres de hacer, por santo que sea, porque te pondrá el demonio delante sus imperfecciones sino imita a Cristo, que es sumamente perfecto y sumamente santo, y nunca errarás.
108. La sabiduría entra por el amor, silencio y mortificación. Grande sabiduría es saber callar y no mirar dichos ni hechos ni vidas ajenas.

Si deseas contactar con la Parroquia de San Bartolomé de El Sabinar, su teléfono es: 968738818

NERPIO – EL SABINAR