INTRODUCCIÓN GENERAL

San Juan de la Cruz permaneció en Andalucía diez años, entre 1578 y 1588, desempeñando los cargos de Prior (1 año de El Calvario, 6 de Granada) y el de Vicario de Andalucía (3 años). En 1578 fue nombrado Prior del convento de Segovia, desplazándose a esta ciudad. Poco después, en 1591 y tras renunciar a todos sus cargos, se ofreció voluntario para ir a Méjico. Yendo hacia el sur, para preparar su viaje, fue cuando tuvo que detenerse en Úbeda, para curarse de “unas calenturillas” … Y de Úbeda, partió al cielo…

Durante esos diez años viajó por las provincias de Jaén, Granada, Málaga, Sevilla y Córdoba, añadiendo otros desplazamientos a Caravaca e incluso a Lisboa, ciudad a la que acudió en 1585 (en aquella época, Fernando II era rey de España y Portugal), en razón de sus obligaciones como Vicario de Andalucía pues tenía que visitar todos los conventos de frailes y de monjas, o Prior de Granada, acudiendo a los Capítulos de la Orden (uno de estos fue en Lisboa)

En este bloque que denominamos “Caminando con San Juan de la Cruz” recogemos los recorridos que hizo y lugares por los que él pasó durante su estancia en Andalucía, basándonos en las informaciones que nos proporcionan sus biógrafos (Efrén de la Madre de Dios, Crisógono de Jesús, Guido Roascio, José Vicente Rodríguez…)  Consideramos que estos recorridos se hacen en un sentido o en otro, pues así lo hacía San Juan de la Cruz (unas veces iba, otras, venía)

Para la organización de estos recorridos o rutas hemos configurado unos itinerarios, que resultan de la unión de aquellos lugares por los que él pasó y en los que hubo fundación del Carmelo Descalzo -frailes o monjas- pues este era el principal y más habitual motivo para sus desplazamientos, aparte de la predicación u otras exigencias. Estos lugares los hemos reconocido hasta 1591, fecha de su partida al cielo, ya que algunas fundaciones nacieron con su impronta y a partir de su anterior presencia:

En esta tarea, nos ceñimos a la ruta vertebral, la más coincidente con la que él siguió. El paso de cuatrocientos cincuenta años implica necesariamente ciertas adaptaciones: trazado por terrenos públicos, transitabilidad (espacios sombreados, puntos de evacuación y avituallamiento…), cambios orográficos derivados de obra civil (pantanos, por ejemplo) y, sobre todo, viarios ya que muchas carreteras se han construido sobre antiguos caminos:

La colaboración de senderistas y montañeros, geógrafos, personas mayores y un largo etcétera, además afincados en los diferentes lugares, junto a la biografía de San Juan de la Cruz configuran la paulatina aportación de itinerarios, a los que la asunción de las entidades locales asegura señalética y puesta en valor. A todos ellos nuestro más sincero agradecimiento.

Siempre procuramos conjugar:

→ rigor histórico, trazado más corto, transitabilidad

¿Cómo organizamos la información?

Abriendo caminos. Para ello partimos de las primeras experiencias realizadas y, después, mostramos los itinerarios que recorrió san Juan de la Cruz en la década 1578-1588: provincias de Jaén y su paso por Albacete y Murcia, Granada, Almería, Sevilla (incluye prolongación a Lisboa, por tierras de la provincia de Huelva) y Córdoba.

Para facilitar la navegación y recogida de informaciones, incluimos un Mapa Interactivo, que actualizamos periódicamente, en donde se enlazan los itinerarios y, consecuentemente, todos y cada uno de los tramos.

¿Qué encontraremos en cada itinerario?

Información general acerca del paso de San Juan de la Cruz por las poblaciones de que consta dicho itinerario.

¿Qué información hay para cada población?

  • Enlace al Ayuntamiento, donde poder encontrar información acerca de servicios, logística, cultural, paisajística, etc.
  • Teléfono de la parroquia, donde poder contactar para los asuntos correspondientes.
  • Siempre que es posible, referencias al paso de San Juan de la Cruz por dicho lugar.
  • Para cada recorrido, referencias a la obra y pensamiento de San Juan de la Cruz, con el fin de acercarnos a su pensamiento y biografía.
  • Track o ruta correspondiente, descargable del Instituto Geográfico Nacional en formato gpx (app del Instituto Geográfico Nacional, descargable aquí) o en wikiloc (nuestra dirección aquí). Ambos programas permiten la inversión del track que nosotros aportemos, por lo que es fácil identificarlo para una u otra dirección.
  • Breve descripción de la ruta en cuestión.

Ofrecemos esta información con carácter plenamente orientativo y en base a nuestra experiencia, declinando toda responsabilidad derivada en el uso de los recorridos que indicamos. Esperamos que resulte útil y ayude al encuentro con el mensaje de San Juan de la Cruz. Cualquier aportación será bienvenida en nuestro mail: caminodesanjuandelacruz@gmail.com o experiencia que desee compartir en el apartado “…saber y…vivir…” dentro de “En tiempo real” de esta misma página web. Muchas gracias.

UN BUEN CONSEJO:

Queremos advertir que recorrer estos caminos exige de una cierta aptitud física, por su dureza y a veces carácter de montaña, así como de los peligros que tales tipos de travesía encierran: distancias, presencia de insectos, reptiles, otros animales, caídas, lesiones, etc. y el estado en que se encuentren los caminos, dependientes de las inclemencias del tiempo y agentes naturales (riadas, ventiscas, heladas, desprendimientos…). Recomendamos hacerlos siempre acompañados y, también, contar con un vehículo de apoyo que transite por las vías adecuadas más cercanas y que puede proveer de agua, alimentos o atender alguna posible emergencia. Hay que recordar que en algunas zonas se carece de cobertura telefónica. En los recorridos que señalamos indicamos algunos puntos de encuentro que podrían servir también como de evacuación o avituallamiento. A la hora de diseñar la ruta es muy importante tenerlos en cuenta.

Para acabar recordaremos que San Juan de la Cruz, cuando caminaba, lo hacía generalmente acompañado de otro fraile y con una mula o jumentillo, que les ayudaba en el transporte y la orientación.

¡Feliz Camino, andariegos!

ORACIÓN PARA EL CAMINO

“Criaturas todas del Señor, bendecid al Señor,

ensalzadlo con himnos por los siglos.
Aguas del espacio, bendecid al Señor;
fríos y heladas, bendecid al Señor.
Sol y luna, bendecid al Señor;
astros del cielo, bendecid al Señor.
Lluvia y rocío, bendecid al Señor;
vientos todos, bendecid al Señor.
Montes y cumbres, bendecid al Señor;
cuanto germina en la tierra, bendiga al Señor”

(Dn 3, 57-88).

“El camino de la vida, de muy poco bullicio y negociación es, y más requiere mortificación de la voluntad que mucho saber. El que tomare de las cosas y gustos lo menos, andará más por él” dice fray Juan de la Cruz (Dichos de Luz y Amor, 58) como queriendo comenzar a caminar…

MAPA INTERACTIVO

«En Construcción»