PROVINCIA DE GRANADA

EN CONSTRUCCIÓN

PROGRESIVAMENTE IREMOS AMPLIANDO EL CONTENIDO, DESARROLLANDO LOS ITINERARIOS UNA VEZ CONSOLIDADOS.

INTRODUCCIÓN

Granada fue para San Juan de la Cruz su “lugar de residencia oficial” durante casi nueve años (seis como prior del Convento de “Los Mártires” y tres como Vicario de Andalucía. Tanto por un cargo como por el otro, sus desplazamientos fueron muy numerosos por Castilla, acudiendo a los Capítulos que allá se celebraran (Madrid, Toledo, Valladolid…) y, como no, por Andalucía. Según Crisógono de Jesús OCD, incluso estando en Granada acudía a Beas para visitar a las monjas: Albolote, Deifontes, Iznalloz, Guadahortuna, Jódar, Baeza (ya en la provincia de Jaén) … era la ruta que seguía, la misma que recorrió al ir desde Beas para acompañar a la fundación de convento femenino en Granada (1582)

En alguna ocasión, también anduvo entre Granada y Córdoba. Salía de Granada y se dirigía hacia Alcaudete (provincia de Jaén): Pinos Puente, Puerto Lope y Alcalá la Real (ya en Jaén) eran lugares por los que pasaba.

Fueron más las ocasiones que se dirigió hacia Málaga o Sevilla. Saliendo de Granada, Santa Fé era coincidente, para Málaga seguía por Ventas de Huelma y Alhama de Granada; para Sevilla, lo hacía por Río frío y Loja, en dirección a Sierra de Yeguas.

Y también fue, desde Granada, hacia Caravaca: Venta del Molinillo (ya desaparecida), Guadix, Gor, Baúl (de Baza), Venta del Peral (de Cúllar), Galera, Las Santas (santuario), Huéscar, Puebla de D Fadrique, Entredicho, El Moral, Caravaca. Sin embargo, para regresar a Granada, siempre lo haría por la Sierra de Segura, pasando por Beas.

Para comprender estos itinerarios que desarrollaba, basta una razón muy sencilla: el motivo, y este no era otro que el de atender su obligación y aprovechar al máximo el desplazamiento, lo que implicaba casi siempre y necesariamente, efectuar el recorrido más corto y que uniera fundaciones de frailes o monjas, a fin de visitarlos y alentarlos…, proceder a su fundación o sentar antecedentes para la misma.

Transcribimos de la biografía de Efrén de la Madre de Dios OCD:

Un súbdito suyo, Fr. Jerónimo de la Cruz hizo del P. Juan la siguiente descripción: “Era su gobierno regular y suave, sin demasiado cuidado de lo temporal, poniéndole mayor en lo espiritual, de manera que se echaba de ver bien cuanto más lo estimaba. Cansaba poco al pueblo con demandas, librando mucho en la Providencia divina y contentábase con que hubiese una medianía de lo necesario.

Las festividades solemnes procuraba celebrar sin ruido ni demasías que inquietasen ni distrayesen, y ponía mucho cuidado en que se hiciesen con mucho espíritu y devoción.

Sobrellevaba a los flacos, animaba a los flacos e imperfectos a que aprovechasen, y a los aprovechados procuraba se perfeccionasen, y a los perfectos procuraba adelantarlos. Y parecía que claramente conocía el camino y estado de cada uno, y lo ayudaba según avía menester..

Primero que reprendiese en particular, daba la doctrina en común, y antes de la corrección amonestaba algunas veces y otras amenazaba, como veía necesario”

(…) dice el cronista que “siendo muy visitado de personas graves de la ciudad, no les pagaba las visitas”. A los religiosos que le persuadían de lo contrario, porque no cayese a nota de descortesía, respondía “que los frailes descalzos no avían de ser cortesanos de la tierra, sino del cielo”

Para hacernos una idea de su integridad moral, de la que daba fe allá donde estaba, al respecto de las limosnas, dijo en una ocasión: “O esos señores han de hacer esas limosnas por Dios, o por mí. Si por Dios, no es menester obligarlos; y si por mí, no es razón que yo quiera que ellos den su hacienda por fin tan bajo” El desapego y, con él la libertad, eran una constante en su pensar y actuar.

La referencia de Granada es constante de su presencia en Andalucía. Aquí terminó la Subida al Monte Carmelo (comenzada en El Calvario y continuada en Baeza), escribió La Noche Oscura y completó el Cántico Espiritual.

Fueron años de continua atención a las fundaciones del Carmelo Descalzo, entendiendo que “nada humano le era ajeno”, por lo que para él la cercanía y comprensión hacia las gentes con que se encontraba, era prioritario. También por esto, no podemos reducir su presencia a esta provincia sola, realmente su tiempo en ella fue comienzo de su universalidad.

Hoy, en Granada encontramos viva su huella, en los conventos de frailes (desde 1573) y de monjas (desde 1582).

A continuación, indicaremos los itinerarios que proponemos para caminar en la compañía de San Juan de la Cruz, en la provincia de Granada:

– Entre Granada y Sevilla (por Sierra de Yeguas)

– Entre Granada y Alhama de Granada (conducente a Málaga)

– Entre Granada y Caravaca (provincia de Murcia)

– Entre Granada y Jaén (por Jódar)

– Entre Granada y Córdoba (por Alcaudete)