ITINERARIO ÚBEDA-TORREPEROGIL-SABIOTE

(CONTENIDO EN REVISIÓN)

ÚBEDA

https://www.ayuntamiento.es/ubeda

Si desea contactar con los Carmelitas Descalzos, su teléfono es: 953 750 615

Fueron muchas las veces que san Juan de la Cruz estuvo en Úbeda, aunque sobresalga el hecho de que fue en esta ciudad donde pasó sus últimos días de enfermedad. Úbeda es lugar privilegiado en los cruces de caminos que recorría en la provincia de Jaén

José Vicente Rodríguez ocd, en la obra “Dios habla en la noche” (pág. 194), nos refiere que, estando en el Calvario y sin nada que llevarse a la boca, un día llegó un enviado de Doña Felipa de Carvajal de Úbeda con “dos cabalgaduras cargadas de bastimento para los religiosos del monasterio… Los religiosos, decían “el milagro del padre fray Juan de la Cruz” (pues lo avisó antes de que sucediera a fin de confiar en la Providencia) y, por respuesta, su consejo era: “seamos lo que debemos, que Dios nos dará lo que hubiéremos menester”.

También, el mismo autor y en la misma obra (pág. 207) nos indica el camino que recorría Juan de la Cruz mientras estuvo en Baeza cada quince días o cada mes (fueron, al menos, tres años): Baeza, Úbeda, Torreperogil, Villacarrillo, Villanueva del Arzobispo. Al regresar, solía pasar por El Calvario.

La elección de acudir a Úbeda para atender sus dolencias tuvo de hecho, como motivo, el que “era poco conocido, no tanto como en Baeza”

Podemos decir que, el convento de Úbeda (fundado en 1587) ha crecido con san Juan de la Cruz desde el cielo, pues allí se han venido a recoger obras y testimonios de gran valor en relación con la vida y obra de Juan de la Cruz.

De la obra “Tiempo y vida de San Juan de la Cruz”, de Efrén de la Madre de Dios o.c.d .y Ottger Steggink o.c. (BAC 1992, págs.. 822 y ss.) extractamos lo siguiente, relativo a su presencia en Úbeda, como destino tras más de 26.000 km andados, a lo largo de 49 años…

El día 12 de septiembre -de 1591-, al mes escaso de su llegada -en La Peñuela, procedente de Madrid y con destino a Méjico- «diole una calentura, la cual le acudía cada día» (…) Los religiosos que estaban enfermos eran llevados al Hospital de Baeza (…) El P. Juan de la Cruz, que nunca quiso tomar decisiones personales sobre sí mismo, se dirigió al Provincial, P. Antonio de Jesús, para que él dijese lo que tenía que hacer en aquella contingencia (…) El 21 escribía el santo a Dª Ana de Peñalosa y decía «Mañana me voy a Úbeda a curar de unas calenturillas que, como ha más de ocho días que me dan cada día y no se me quitan, paréceme habré menester ayuda de medicina»

No todos aceptaban de buen grado que se fuese a curar a Úbeda. Seguimos con su biografía…

“… «yo, como Prior del convento -de la Peñuela- trataba que fuese al colegio de Baeza y no al convento de Úbeda, por ser casa más desacomodada que la de Baeza y estar en ella por Rector el P. Ángel de la Presentación, gran amigo del santo, y por el contrario el convento de Úbeda era fundación era fundación nueva y así poco acomodada para curar enfermos, y el Prior que la gobernaba era desabrido y no muy afecto al Santo. Pero él rehusó el ir a Baeza, por ser el Rector su amigo y muy conocido allí, como fundador de aquel Colegio, y escogió el ir a Úbeda» (…)

La salida se señaló en un principio para el 21 de septiembre (…) hasta que el día 27 llegó un nuevo conventual procedente de Úbeda, y traía su cabalgadura, un machuelo que cierto amigo de Úbeda les había dejado (…) Partieron de La Peñuela el sábado 28 de septiembre (…) Así anduvo desabrido el trayecto de tres leguas hasta La Puente Nueva, llamada hoy Puente de Ariza. «Llegó -dice el testigo- a Guadalimar en mitad del día, y quísose ir a reposar un rato debajo de La Puente Nueva»

Sólo le dio deseo de comer unos espárragos, los cuales no se podían haber por no ser tiempo de espárragos, que era fin de septiembre. Así el caso, «vio dentro del río, encima de una peña, un manojo de espárragos. Diciéndole al hermano Donado mirase si se le habían quedado a alguno que los andaba cogiendo, respondió: “Padre, este es el milagro porque no es tiempo de ellos ni parece en esta tierra nadie”. Entonces le mandó le tomase y pusiese el valor de él en el mismo lugar, que fue un cuarto (4 mrs.) los cuales vi, porque se los aderecé» (…)

Son numerosas las muestras de consideración, respeto, sensibilidad, humildad… que san Juan de la Cruz mantuvo durante el desarrollo de su enfermedad. Úbeda ha sabido bien conservarlas. La historia posterior al fallecimiento de fray Juan de la Cruz (noche del 13 al 14 de diciembre de 1591) está llena de testimonios aportados en el proceso de beatificación, pero sobre todo, en la huella indeleble de una vida de santidad.

RECORRIDO ENTRE ÚBEDA Y TORREPEROGIL

Descargar GPX

Ver en Wikiloc

NOTA: TRACK A FALTA DE CONSOLIDACIÓN

Partimos desde la iglesia de San Miguel, junto al Convento de Carmelitas Descalzos de Úbeda, nos dirigimos al barrio de los Alfareros, tomado la calle de Valencia hasta el inicio de la Colada de San Bartolomé. Vía pecuaria, ésta que nos llevará a las puertas de Torreperogil. Es un camino precioso, sin desniveles, repleto de casas de campo, con retazos de monte y encinar, además del omnipresente olivar. Pasaremos por algunos puntos de interés como la monumental Fuente de la Alameda, la Ermita Nueva de la Madre de Dios del Campo y las ruinas de la ermita de San Bartolomé, donde también hay una fuente donde poder beber y refrescarnos. Tras San Bartolomé y saliendo por la calle Virgen de la Blanca o la calle Fuente Vieja, tomamos el camino del Quejigal (Quejical) hasta el parque de la Cruz de los Panaderos en Torreperogil (hemos de tener precaución para no confundirnos con Cañada Real a Cazorla). Dos horas hasta aquí.

Nos introducimos en el municipio por una pasarela peatonal para dirigirnos por la calle España al paseo del Prado y de aquí a la parroquia de Santa María La Mayor y las Torres de Don Pero Xil. Proseguimos hasta gran ermita de Nuestra Señora de la Misericordia.

(Posible punto de reunión Ermita nuestra señora de la Misericordia) en Torreperogil

Todo el recorrido puede hacerse en vehículo (en algún tramo y en función de las condiciones climáticas es necesario 4*4). Es fácil acceder a cualquier punto del recorrido desde la N-322 entre Úbeda y Torreperogil

TORREPEROGIL

(Pendiente de revisión)

https://torreperogil.es

Si desea contactar con la parroquia de Santa María la Mayor, su tfno. es: 953 776 033

Torreperogil fue un lugar que recorrió en repetidas ocasiones fray Juan de la Cruz, en la vía de comunicación entre Baeza y Beas.

Son varios los vestigios que aún quedan en la memoria de sus habitantes del paso de San Juan de la Cruz: la calle que se conoce por su nombre o la devoción a la figura del Nazareno de finales del siglo XVI, que tanto impulsó San Juan de la Cruz allá por donde iba.

Era amigo de atender a las gentes con las que se encontraba, imaginemos cómo sería el modo de vida de los habitantes de aquella época y podremos, fácilmente, verlo atendiendo a cualquier persona que se acercara a mostrar deferencia por el hábito que vestía. Uno de los lugares centrales de aquella ciudad fue la conocida como “fuente de san Juan”, hoy desaparecida y que era un importante abrevadero y lugar de descanso y encuentro. En el mismo sitio se ubicó una cruz con su hornacina, en testimonio del paso de San Juan de la Cruz y que hoy en día se puede aún contemplar.

Fuente y parte inicial del abrevadero. Después desaparecieron. Ahora, 2022, aún se mantiene la cruz

Cuando, en 1582, fray Juan de la Cruz y unas monjas se dirigían hacia Granada a iniciar la fundación de convento de monjas, en Torreperogil se sumó a la comitiva una jovencita, Catalina de los Ángeles, oriunda del lugar. De su mano, retomamos su historia junto a San Juan de la Cruz…

“Esto era la tarde del sábado 13 de enero -1582- (…) «Con todo -cuenta la M. Ana- nos partimos el propio lunes día 15 a las tres de la mañana, con mucho contento de todas las que venían» El camino corría por Villacarrillo y Torreperogil, donde acabó la primera jornada. Aquí recogieron a una aspirante para lega, Catalina de los Ángeles, que la M. Ana tenía apalabrada. Bajaron después por Jódar hasta Guardahortuna, que es ya en el reino de Granada, donde feneció la segunda jornada. De Guardahortuna, por Iznalloz, llegaron a Deifontes, tres leguas de Granada. Al llegar aquí recuerda la M. Ana que los Padres que las guiaban, que eran el P. Juan de la Cruz y el P. Pedro de los Ángeles, iban tratando «qué medio tendríamos para que el Arzobispo diese licencia y no estuviese tan recio» Era noche cuando llegaron y la monotonía se rompió estrepitosamente con un trueno «terribilísimo» …

De la obra “Tiempo y vida de San Juan de la Cruz”, de Efrén de la Madre de Dios o.c.d .y Ottger Steggink o.c. (BAC 1992, pág. 579 y 584 respect.)

Catalina de los Ángeles, testigo de los hechos.

Más adelante (pág. 584), el autor saca a colación un relato histórico, sucedido en la presencia de la leguita de Torreperogil; fue en Albolote, en el mismo viaje de la fundación en Granada:

«Habiendo parado en una venta, los mozos, subiendo cada uno en su mula, comenzaron a festejarse y correr en aquel campo. Era una de las mulas aviesa y briosa. Habiendo tomado la carrera, de un corcovo arrojó de si muy alto al hombre que iba sobre ella. Dio tan grande golpe en el suelo, que todos le juzgaron muerto, porque como tal quedó tendido en el suelo. Solo se le veía le salían espumarajos por la boca. Habiéndosele tenido un rato por muerto, avisaron al santo de lo que había pasado. Fue luego y diciendo a los circunstantes que se apartasen, puesto de rodillas, púsole las manos sobre la cabeza y levantando al cielo los ojos rezó sobre él un evangelio. No le había aún acabado, cuando de repente se levantó sano y salvo, sin lesión alguna, corriendo a pie como los demás mozos»

Catalina de los Ángeles contemplaba estos sucesos, feliz y asombrada de formar parte de tan importante comitiva…

RECORRIDO ENTRE TORREPEROGIL Y SABIOTE 

Descarga GPX

Ver en Wikiloc

NOTA: TRACK A FALTA DE CONSOLIDACIÓN

Desde la Ermita de Ntra. Sra. de la Misericordia, en Torreperogil y cruzando bajo la carretera n-322 seguimos por la cooperativa Nuestra Señora de la Misericordia cruzando bajo la nueva A-32 para recorrer el camino del Poyo y tras un corto trayecto por la JA-6106 nos desviamos por el camino de la fuente de la Corregidora hasta el impresionante y sorprendente conjunto del recinto amurallado de Sabiote.

Todo el recorrido puede hacerse en vehículo (en algún tramo y en función de las condiciones climáticas es necesario 4×4). Es fácil acceder a cualquier punto del recorrido desde la JA-6106 entre Torreperogil y Sabiote.