VILLANUEVA-EL CALVARIO-VILLANUEVA (circular)

En el Monasterio de Nuestra Señora del Monte Calvario pasó sus primeros tiempos en Andalucía.

El gozo de la libertad lo entregaba al camino interior, haciendo de su realidad externa un aliciente para caminar hacia adentro… La lejanía o las distancias, a vuelo de pájaro, eran instantes eternos en su mente, muy cerca del corazón.

Quietud.

Re-creación: alegría en los campos del monasterio, alegría en el compartir comunitario, belleza, amor en el esfuerzo cotidiano, perspectiva ante nuevos caminos por recorrer…

Piénsalo. Deja ordenado tu equipaje y sal, ligero…,

La historia nos lleva por múltiples caminos. Todo son ejemplos de lugares siempre de paso. A veces repetimos. Otras, creemos conocerlo todo y en un momento inesperado, surge el descubrimiento.

¿No crees que merece la pena dejar sitio a lo imprevisto? Lo imprevisto es seguro y, esto, siempre es un resquicio para la libertad…

Una característica en la intelectualidad de San Juan de la Cruz nos la recuerda Efrén (Tiempo y Vida…, BAC, 1992, pág. 611):

 Uno de sus elementos esenciales era contar con los imprevistos, como si fuesen intervenciones de Dios para rectificar o desviar la trayectoria seguida por ciertos principios

Deja que te hable. Escucha. Guarda silencio…

Breve descripción orográfica

Iniciamos en la Puerta de la Umbría de la parroquia de San Andrés para dirigirnos al convento de Santa Ana de las Madres Dominicas e ir descendiendo por las calles Santa Ana, Roma la Chica y Santa Teresa hasta la Plaza Mayor. Salimos de la misma por la calle Ramón Millán o Calle Nueva y calle San Miguel hasta la antigua carretera N 322, hoy denominada calle de la Fuensanta. Por la Alameda llegaremos al Santuario de la Virgen de la Fuensanta.

lafuensanta1

Santuario de la Fuensanta

lafuensanta2

Escultura conmemorativa de San Juan de la Cruz

Desde aquí cruzaremos la carretera N 322 para tomar la carretera del Tranco (A 6202). Caminamos durante 2 km hasta el inicio del camino del Cerro Alamillos en el Molino de Casilda (nave industrial).

**Este lugar puede ser un punto de reunión y posible lugar de evacuación (todo el recorrido es accesible con vehículo todoterreno)**

Iremos ascendiendo hasta el cortijo de Fuenteblanquilla. Como referencia tendremos, además una balsa circular de riego junto al camino. Este tramo, además del olivar, está salpicado de encinas y cornicabras, restos del antiguo bosque mediterráneo existente antaño y pinares de repoblación. A lo largo del camino iremos disfrutando de estos “bosques isla”, en medio del olivar.

A nuestra derecha tendremos la omnipresente silueta de la preciosa Sierra de las Villas; a sus pies el valle del Guadalquivir, que tanto embelesó a nuestro querido fray Juan de la Cruz. A nuestra izquierda, también él vio el valle del Guadalimar y la comarca del Condado.

Caminaremos unos 6 km por un cerro alomado hasta llegar a los Cortijos de Cerro Alamillos y tomar el desvío a nuestra derecha en el camino del Valle, paralelo al arroyo de Gútar.

**Este lugar puede ser un nuevo punto de reunión**

Durante 1 km caminamos hasta el puente de la Majada de las Vacas, por donde seguiremos a nuestra derecha hasta los cortijos de la Herrera, un buen espacio para hacer un descanso o reencontrarnos con otros andariegos…

Aquí se inicia un descenso de 2,5 km entre monte y olivos hasta los restos del antiguo Convento del Calvario donde fue prior nuestro venerado San Juan de la Cruz. En este tramo con pendiente se cruza entre olivos y hay puntos donde no se aprecia camino, pero pronto conectamos con un carril más patente, que nos lleva a nuestro objetivo. Al llegar, comprobamos que quedan pocos restos del antiguo edificio, aunque sí un gran pilar y una hermosa fuente.

Tras cargar agua, volvemos a la Herrera girando a la izquierda (sentido oeste) hasta un cruce de caminos en la Majada de las Vacas donde se aprecia un pequeño puente. Nosotros vamos en dirección a Villanueva del Arzobispo (sentido suroeste). En la primera bifurcación, junto al cortijo de las Vereas, giramos a nuestra izquierda (sur) hacia Cerro Alamillos, en ascenso suave hasta los cortijos homónimos (desde aquí quedan 8 km a nuestro destino). Tras los cortijos caminaremos (6 km) por la suave cresta alomada de este cerro divisando a nuestra izquierda la escarpada Sierra de las Villas; a sus pies el valle del Guadalquivir. A nuestra derecha el valle del Guadalimar y la comarca del Condado, todo un mar de olivos. Iremos descendiendo progresivamente hasta la carretera del Tranco (A 6202) hasta toparnos con ella en una nave industrial, en el paraje del llamado Molino de Casilda. Ya por el asfalto caminamos los últimos 2 km con prudencia hasta las obras de la carretera N 322, cruzando dos rotondas hasta el Santuario de la Virgen de la Fuensanta.

Tras la visita podemos descender por la Alameda y apreciar la bonita Plaza de toros de estilo mudéjar, a la cual Manolete la denominaba Perla de Andalucía; recorrer sus casas señoriales y visitar la parroquia de San Andrés, el convento de Santa Ana y la iglesia de la Veracruz con su soberbio Cristo de Mariano Benlliure.

UN GRAN DESCUBRIMIENTO

¡Oh, Señor Dios mío!, ¿quién te buscará con amor puro y sencillo que te deje de hallar muy a su gusto y voluntad, pues que tú te muestras primero y sales al encuentro a los que te desean? (Dichos de Luz y amor, 2)

“… es de saber que, si el alma busca a Dios, mucho más la busca su Amado a ella” (Llama de amor viva, 27)

Canción: