BEAS DE SEGURA

www.beasdesegura.es

Track gpx

(Descargar app Android)  

Track kmz

(Descargar Google Earth)

Para tu reflexión

 San Juan de la Cruz te invita a mirarte y mirar la vida en medio de la naturaleza. Eres criatura de Dios, hecho a su imagen y semejanza. Estrena hoy una mirada nueva. No cruces de prisa el paisaje. Dios nos habla a través de la creación. Cada criatura expresa, a la vez, Su grandeza y Su cercanía. Recuerda estos versos de San Juan de la Cruz:

¡Oh bosques y espesuras, plantadas por la mano del Amado!

¡Oh prado de verduras, de flores esmaltado!

Decid si por vosotros ha pasado.

Mil gracias derramando pasó por estos sotos con presura,

y yéndolos mirando, con sola su figura

vestidos los dejó de hermosura”.

Dios no es los prados, los montes, los animales…

Ellos hablan de Él, en la hermosura recibida tras Su paso…

¡Tantas horas en contacto con la naturaleza! ¡Qué riqueza! Todo es importante, lo pequeño y lo grande. Todo se vuelve una llamada para el que busca. Cuando te detienes a oír la naturaleza y la sientes, pasas a oírte a ti mismo. Te llenas de alegría, admiración y gratitud por tantas maravillas, tanto dentro como fuera de ti.

Símbolo, «DESCALZATE»

Busca hoy un sitio tranquilo. Quítate los zapatos y, de pie, por algunos momentos, siente la tierra debajo de tus pies. Siéntate luego, con tranquilidad, en la tierra. Eres criatura de Dios, hecho a su imagen y semejanza. Siéntete uno con el paisaje que te rodea, con las otras criaturas, con la tierra entera, con el universo. Dios te habla a través de la creación. Todo habla de su presencia. Deja en este lugar todo lo que te preocupe y reemprende tu Camino con confianza.

 

Te invitamos a considerar el Camino como un gran templo donde el culto a Dios es posible. Alaba y bendice a Dios por el hermano sol, el hermano viento, la hermana lluvia… Haz un compromiso para el camino de la vida: estrena cada día una mirada de bondad hacia todo lo creado, deja que broten en tu corazón la alegría y el agradecimiento.

Y… COMIENZA A CAMINAR.

Comenzar a caminar es ya decidirse, saber y conocer, por experiencia, que la vida está llena de encrucijadas, que para crecer y madurar hay necesariamente que tomar decisiones. Hasta aquí la teoría… otra cosa es la vida… Ante cada uno se muestran los diversos caminos, apetitosos, promesas de bien y felicidad. ¿Cuál hay que tomar? Es una cuestión de cálculo, pero más todavía de fe: para elegir hay que confiar, hay que confiarse a alguien, a un proyecto, a una actitud, a un modo de vida.

* ¿Me he sentido alguna vez como en un cruce de caminos, sin saber muy bien hacia dónde tomar?

* ¿Qué camino o caminos se me presentan ante mi vida? ¿Qué posibilidades tengo de vivirla?

* Muchas veces la sociedad, la familia, el ambiente, los medios de comunicación presentan caminos ya hechos, ¿es este mi caso? ¿qué opino –de verdad- de esas propuestas? ¿me atrevería a elegir un camino por mi cuenta? ¿intento dar significado por mi mismo a eso que se me propone?

* ¿Tomar un camino significa confiarse a alguien? ¿Por qué?

TEXTO PARA PENSAR:

“Para lo cual se deben notar con advertencia las palabras que por San Mateo, en el capítulo 7 (v.14), nuestro Salvador dijo de este camino, diciendo así: “Quamangusta porta, et arctaviaest, quaeducit ad vitam, et paucisuntquiinveniunteam; quiere decir ¡cuán angosta es la puerta y estrecho el camino que guía a la vida y pocos son los que le hallan! En la cual autoridad debemos mucho notar aquella exageración y encarecimiento que contienen si aquella partícula quam. porque es como si dijera: de verdad es mucho angosta, más que pensáis.

Y también es de notar que primero dice que es angosta la puerta, para dar a entender que para entrar el alma por esta puerta de Cristo, que es el principio del camino, primero se ha de angostar y desnudar la voluntad de todas las cosas sensuales y temporales, amando a Dios sobre todas ella; lo cual pertenece a la noche del sentido, que habemos dicho…

Y así, lo que dice de la puerta angosta podemos referir a la parte sensitiva del hombre, y lo que dice del camino estrecho, podemos entender de la espiritual o racional; y en lo que dice que pocos son los que le hallan, se debe notar la causa, que es porque pocos hay que sepan y quieran entrar en esta suma desnudez y vacío de espíritu. Porque esta senda del alto Monte de perfección como quiera que ya vaya hacia arriba y sea angosta tales guiadores requiere, que ni lleven carga que les haga peso cuanto a lo inferior ni que les haga embarazo cuanto a lo superior; que, pues es trato en que solo Dios se busca y se granjea, solo Dios es el que se ha de buscar y granjear.

Y así, querría yo persuadir a los espirituales como este camino de Dios no consiste en multiplicidad de consideraciones, ni modos, ni maneras, ni gustos, aunque esto, en su manera, sea necesario a los principiantes. (Texto de San Juan de la Cruz 2, Subida, cap. 7,34)

Oración.

¡Gracias, Señor, por todas las maravillas y hermosuras que me regalas todos los días!

¡Qué admirable es tu nombre en toda la tierra!

Fundación de Santa Teresa de Jesús en Beas

Cuando la Santa salió de Ávila con destino a Beas (1575), ya llevaba en mente Caravaca (1576). Sin embargo, desde Beas se dirigió hacia Sevilla, al reconsiderar la dureza del camino para ir a esta ciudad.
Fray Juan estará presente en Beas en octubre de 1578. En diciembre de 1579 o enero de 1580, lo será en Caravaca.

Extracto de “Tiempo y Vida de Santa Teresa”, por Efrén de la Madre de Dios OCD y Otger Steggink, O. Carm. BAC, Madrid, 1968, pp-521

Se detuvo (Sta. Teresa) algunos días en Malagón mientras recibía las licencias de Beas para tomar la posesión y ordenaba la numerosa comitiva que le iba a acompañar. Eran ocho las monjas, la joven postulante Lucía Martínez, dos capellanes, Julián de Ávila y Gregorio Martínez; el caballero de Alba Antonio Gaitán y los mozos y carreteros que llevaban en cuatro carros a las monjas con todo su ajuar.
(…)
Hubieron de partir el 14 de febrero (1575). La Santa nunca olvidó lo penoso de aquella jornada: «Iba con calentura y tantos males juntos, que me acaeció, mirando lo que tenía por andar y viéndome ansí…, decir: Señor, ¿cómo tengo yo de poder sufrir esto? Miradlo Vos. Verdad es –añade- que como Su Majestad me vio tan flaca, repentinamente me quitó la calentura y el mal; tanto que, hasta después que he caído en ello, pensé que era porque había entrado allí un siervo de Dios, un clérigo…»
(…)
Era, como decíamos, el mismo miércoles de ceniza, 16 de febrero, cuando las descalzas entraban con todos los honores en la villa de Beas. «No debió quedar persona chica ni grande –refiere Julián de Ávila- que no saliese con gran regocijo. Los de a caballo, que los hay allí, haciendo gentilezas, cada cual de la manera que podía, delante de los carros, hasta llegar cerca de la iglesia, donde estaban todos esperando; y los clérigos, con sobrepellices y cruz e procesión, las llevaron a la iglesia con la mayor solemnidad que pudieron (…) el convento se trazó en la vicaría, al lado de la iglesia principal» que era Santa María de Gracia. (…)
La llegada de las descalzas con su madre fundadora coronó lo mucho que había costado aquella fundación. Las descalzas oyeron de Doña Catalina con asombro que todos sus rostros le eran conocidos. Las había visto en sueños. Iba por un sendero angosto sobre unos precipicios y un fraile descalzo la había conducido adonde había muchas monjas, sin otra luz que las velas que traían en las manos. Preguntó de qué Orden eran; y todas riendo alzaron el velo del rostro, y tomándola de la mano la priora, le dijo: Para aquí os quiero, hija. Y le mostró las Constituciones y Regla. Las caras eran las que estaba viendo ahora. Y el fraile pocos días después pasó por allí el andariego fray Juan de la Miseria y reconoció en él al que había visto en sueños. (…)

«Púsose el Santísimo Sacramento –dice el cronista- en una sala adornada de propósito, que sirviese de iglesia, separada de la popular» Era jueves, 24 de febrero, festividad de San Matías, y la casa se llamó de San José del Salvador (…) Aquel día 24 se nombraron los cargos del convento y fueron nombradas Ana de Jesús priora, superiora María de la Visitación, y clavarias Beatriz de San Miguel e Isabel de San Francisco. El nombre de las fundadoras y la devoción que las descalzas habían despertado en la población hizo fácil el aliño de la nueva casa. La Madre comenzó a pensar en la de Caravaca.

Puerta en el primer convento en Beas (museo)

Beas de Segura, en su amplitud y belleza, te invita a sentir la vida con los pies descalzos. Esta es una forma de estar, una predisposición para sentir el camino, unas veces sus asperezas, otras su dulzura y suavidad, la brisa del Espíritu que alienta…

 

Con el camino de la vida por delante, fray Juan de la Cruz, en sus “Dichos de Luz y Amor, te recuerda…

3. Aunque el camino es llano y suave para los hombres de buena voluntad, el que camina caminará poco y con trabajo si no tiene buenos pies y ánimo y porfía animosa en eso mismo.
28. El espíritu bien puro no se mezcla con extrañas advertencias ni humanos respetos, sino solo en soledad de todas las formas, interiormente, con sosiego sabroso se comunica con Dios, porque su conocimiento es en silencio divino.
161. Más se granjea en los bienes de Dios en una hora que en los nuestros toda la vida.
122. El que con puro amor obra por Dios, no solamente no se le da de que lo sepan los hombres, pero ni lo hace porque lo sepa el mismo Dios; el cual aunque nunca lo hubiese de saber, no cesaría de hacer los mismos servicios y con la misma alegría y amor.

Si deseas contactar con la Parroquia Nuestra Señora de la Asunción de Beas de Segura, su teléfono es: 687305020